,

He sido infiel a mi pareja. ¿Me podrá perdonar?

infidelidad (184x175)

“Durante mes y medio me estuve viendo con otro chico que conocí por mi trabajo. Mi relación de pareja no andaba mal, pero aquel chico me dio algo de chispa. Sin verlo ni creerlo empezamos a tener relaciones. Hace un mes corté con él. Me di cuenta de que quiero demasiado a mi pareja para poner en peligro mi relación. El problema ha venido por que mi novio descubrió una nota que tenía guardada. Me vi obligada a contarle todo. Se enfadó mucho y me dejó. Yo lo quiero mucho y lo valoro, pero no sé cómo recuperarle. ¿Me podrá perdonar?”

El tema de la infidelidad es uno de los motivos más frecuente de ruptura en las parejas. Al descubrimiento o confesión de una infidelidad por parte de uno de los miembros, la continuidad de la pareja parece difícil. Si se perdona y se continúa la relación, el sentimiento de que lo puede volver a repetir acechará insaciablemente. Si no se perdona y se rompe, la culpa por terminar con una persona que merecía la pena, destruirá el ánimo. Pero entonces ¿hay alguna solución para superar una infidelidad? A esta pregunta hemos de contestar afirmativamente. Pero vamos primero a explicar algunas nociones del amor que están muy relacionadas con este tema.

Del amor se pueden tener muchas ideas, y según qué idea se tenga se vivirá de una u otra manera.

Hay un concepto del amor romántico, que proviene del Romanticismo, que fundamenta las relaciones de pareja estables de las culturas modernas. Entre sus principales características están:

–         la idea de eternidad: es un amor que ha de ser para toda la vida

–         la idea de exclusividad: es un amor que excluye a los demás: solos tú y yo

–         la idea de pertenencia: el otro le pertenece a la persona amada

Con esta concepción difícilmente una persona podrá perdonar una infidelidad, porque sentirá, cada día que pasa, que ha sido traicionado.

Hay otra idea del amor más realista, donde el otro no me pertenece, porque las personas no se poseen. Son las cosas las que se poseen. Tampoco es un amor excluyente, porque el sujeto es un ser deseante. El deseo no se agota en el objeto amoroso. Y la idea de eternidad se diluye. Esta concepción no habla de un amor sufrido, que se sacrifica por el otro, sino del amor como trabajo, donde la pareja tiene que construir la relación que desea. No viene hecha de antemano. Con esta idea del amor, la persona puede llegar a olvidar una infidelidad.

El Psicoanálisis permite modificar la forma de amar que tiene el sujeto, analizando y revisando los conceptos y frases asociados a ella, y facilitando que otras frases puedan ser pronunciadas.

0 comentarios

Escriba un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *