,

La Unión Deportiva al diván: crónica de un partido

fútbol

UD-LAS-PALMAS

Ayer en la rueda de prensa posterior al partido que enfrentó a la Unión Deportiva Las Palmas con el Real Zaragoza, Paco Herrera habló, sin tapujos, de sus dificultades como entrenador, cuando le preguntaron qué le había pasado a Las Palmas con el 0-1. Paco Herrera contestó: “me cuesta conseguir que el equipo deje de mirarse un poco, te paso el balón en cortito, te pasó el balón en cortito, sí, pero hay que hacerlo hacia arriba, y esto es un defecto que nos pasa factura. Yo ya lo he avisado varias veces, y claro al otro equipo le vas dando aire, le vas dando moral, porque tú no atacas, o lo haces esporádicamente, y eso es lo que nos ha pasado en la segunda parte, no como la primera. Es uno de nuestros defectos que, cuando nos toca, nos pasa factura”.

¿Qué le pasa a la Unión Deportiva para que se venga abajo ante resultados positivos, variando totalmente el juego que traían y perdiendo los partidos? Eso que Paco Herrera dice que les pasa tiene una explicación.

Por un lado, los jugadores están muy pendientes del resultado, variando su juego en función de éste. Lo que ocurre es que desconcierta que un resultado positivo como el que tenían, 0 a 1, en lugar de mejorar y animar al equipo, que es lo esperable, empeore su juego. ¿Pero por qué pasa esto? ¿Por qué un equipo varía su juego cuando los resultados le favorecen? No podemos entender estos procesos sin tener en cuenta los aspectos inconscientes del aparato psíquico, que determinan las conductas y actitudes de los jugadores y equipos.

Hay una categoría de sujetos que Sigmund Freud bautizó con el nombre de “Los que fracasan al triunfar”, que serían aquellas personas que habiendo logrado un objetivo ansiadamente esperado, se vienen abajo o enferman una vez conseguido. Para llegar a esta conclusión Freud se basó en el estudio de numerosos pacientes en los que vio que la contracción de la enfermedad venía después del cumplimiento de un deseo largamente esperado.

No es inhabitual que el yo tolere un deseo mientras está en la fantasía y parece alejado su cumplimiento, pero que, sin embargo, cuando se acerca y amenaza con hacerse realidad, nos defendamos de él. La Unión Deportiva ha estado en los últimos años, cerca de la tan ansiada subida a primera. Sin embargo, cada vez que el objetivo se acercaba, ocupando los primeros puestos de liga o teniendo posibilidades del acceso directo, los jugadores empezaban a dejar de hacer el juego que les había llevado a esa situación, o a cometer errores que, hasta ese momento, no habían tenido. Lo que le ocurre a la Unión Deportiva no es que no estén preparados para subir a primera, ya que la trayectoria que han llevado esta temporada es para estarlo. Habría que preguntarles si toleran el triunfo de subir a primera. Pero les haríamos esta pregunta no para que nos contestarán desde la conciencia, donde todos, estoy segura, nos dirían que sí, sino para analizar, con el grupo, los aspectos inconscientes que están determinando estos resultados, y producir otra realidad psíquica que les permita construir el ascenso.

El psicoanálisis nos dice que estamos más preparados para el fracaso que para el triunfo. Ante el fracaso las personas sacamos fuerzas de donde no las tenemos, sobreponiéndonos a situaciones harto difíciles, pero ante el triunfo, se ponen en juego aspectos que, a veces, no estamos preparados para tolerar, no llegando nunca a culminar aquellos deseos.

Ante esta situación solo se puede psicoanalizar lo que le está pasando a la Unión Deportiva Las Palmas, para salir de ese círculo de repetición en el que están metidos, y que lleva a la afición al mismo vaivén que a los jugadores, planteándose dejar de apoyar al equipo, como si intuyeran, de alguna manera, que hay algo que está en juego, para no desear el ascenso a PRIMERA.

2 comentarios
  1. Rodrigo Dice:

    Sin duda un punto de vista muy interesante. Gracias por aportar esa categoría de sujetos que Sigmund Freud bautizó con el nombre de “Los que fracasan al triunfar”. Pareciera que Freud la pensara aplicada a la Psicología del Deporte.

    Yo también muchas veces caigo en la “tentación” de querer hacer pasar por el diván a equipos de fútbol, clubes, futbolistas, entrenadores… Y luego me digo: ¿pero qué tan sesgada e influenciada por mis hipótesis sería ese análisis? ¿El caso Messi – Luis Enrique de hace 1 año? ¿Fernando Alonso? ¿Rafa Nadal? ¿Gareth Bale? ¿Cristiano Ronaldo? Y lo cierto es que lanzando esa hipótesis es: ¿dónde queda la asociación libre? ¿Es posible una asociación libre pura en el deporte? Más que posible, ¿resultaría efectiva?

    Saludos! Rodrigo

    Responder
    • Pino Lorenzo López Dice:

      Hola Rodrigo. Todos esos deportistas que has dicho tienen inconsciente, por lo tanto son susceptibles de ser analizados. Luego uno puede analizar conductas, actitudes, comportamientos, de los deportistas y dar una visión un poco diferente del asunto. Como dices en otros comentarios que has escrito, la corriente más seguida en Psicología en España, y también en Psicología del deporte es la cognitivo conductual, sin embargo, hay muchos procesos que esta corriente no alcanza a explicar, y muchas cosas que se le escapan. El psicoanánlisis, es mucho más amplio que la psicología deportiva porque trata en profundidad los aspectos psíquicos del sujeto. Todo aquello que le pasa a un sujeto también le pasa a un deportista, o todo aquello que le pasa a un grupo de sujetos, le pasa a un equipo. Celos, envidias, triunfos, fracasos, hostilidad, amor, si todos estos afectos no se analizan en el deportista pueden jugar en su contra. El psicoanálisis deportivo trata aspectos profundos del sujeto. La psicología deportiva es más educativa.Saludos.

      Responder

Escriba un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *