La violencia de género y el amor romántico

violencia-de-genero

La criminalidad está emparentada con el amor. Todo caso de violencia de género tiene un denominador común, además de que es infligido por el sexo masculino al femenino, y éste es que entre el maltratador y la maltratada existe o ha existido una relación de pareja.

Si tenemos en cuenta este denominador común podemos decir que el maltrato tiene que ver con el Amor, o mejor dicho, con una idea del amor que puede desembocar en la violencia de género.
¿Y qué idea del amor está detrás de la situación de malos tratos? Nos referimos a un tipo de amor que se asienta sobre los siguientes prejuicios o mitos:
  1. La pertenencia: detrás de este mito está la creencia de que por el hecho de entablar una relación con otra persona, pertenezco a ella, y, a su vez, ella me pertenece.
  2. La exclusividad o la creencia de que tan solo puedo sentir amor por una persona al mismo tiempo, siendo yo exclusiva para el otro, y el otro para mí.
  3. El sufrimiento: este mito genera la falsa ilusión de que el amor es sufrimiento, y por lo tanto, el sufrimiento no está reñido con la felicidad
  4. La perdurabilidad: se le exige al amor, desde este prejuicio, que ha de durar toda la vida, cueste lo que cueste. Este idea está detrás del dicho “contigo pan y cebolla”
  5. La fidelidad: ser fiel, por encima de todo, es una de las exigencias que se le hace al amor, y no solo de hecho, también de pensamiento. Detrás de este prejuicio está el pensamiento de cómo voy a pensar en otros hombres o en otras mujeres…
  6. Los celos: por último este mito encierra la creencia de que si el otro siente celos o me cela es porque me quiere
Esta idea del amor, derivada del romanticismo, alimenta muchas relaciones de pareja en las que no existe violencia de género, pero en aquellas relaciones donde la violencia de género está instalada, está concepción se encuentra en su máxima intensidad.
Además, no solo la tiene el hombre maltratador, también la tiene la mujer maltratada, por eso, en muchas ocasiones, romper la relación con la pareja le es muy difícil a la mujer.
Un abordaje integral de la violencia de género requiere que la mujer tenga la posibilidad de revisar esas ideas, esos prejuicios sobre el amor, que la mantienen unida a un hombre que la maltrata. Requiere que la mujer tenga la posibilidad de hablar sobre sus miedos, que la mantienen unida a un hombre que la maltrata. Y por supuesto, cuando la situación es muy acuciante, ponerla a salvo del maltratador.

Psicoanálisis en Las Palmas.

0 comentarios

Escriba un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *